Gonz√°lez #562

Las personas del taller de curaduría quieren que esto aparezca en la hoja de la próxima semana


Provocar es provocativo, m√°s cuando los involucrados ya fueron provocados por los provocadores. La sutileza de la interrogaci√≥n bien puesta siembra la duda y termina consolidado una cr√≠tica simb√≥lica que va mucho m√°s lejos que un grito o un berrinche. Todos los d√≠as cargamos con nuestros cuestionamientos personales, pero hay varios que podr√≠amos pensar en colectivo y que vale la pena responder por separado. Gan√≥ Javier Milei en Argentina y las artes a√ļn no se definen a si mismas, tampoco por otras disciplinas. Su incorruptible falta de cercas y limites permite que cualquier cosa sea y deje de ser parte del grupo.
El ejercicio de El Muestreo ya se cerr√≥, termin√≥, se qued√≥ para las p√°ginas de la historia, para los recopilatorios y las retrospectivas de un futuro Gonz√°lez #3164, para el que ya la mayor√≠a habremos muerto. Pero cuando los ejercicios concluyen se les ve por completo, se les mete en cajas y se les guarda en estanter√≠as para an√°lisis futuros, que no tendr√≠amos por que dejar para lejanas revisiones de archivo envejecido. Los dos interrogantes dibujados por el v√°ndalo due√Īo de un sharpie negro son la acentuaci√≥n de un cuestionamiento, no la pulla de un retractor o el ataque de un desconsiderado. Si este ejercicio se enuncia a si mismo como una curadur√≠a ¬ŅYa somos curadores por haberlo ejecutado? El valor parece no ser intr√≠nseco a la actividad en este caso, y aunque enemigos de lengua venenosa tenemos por todas partes, esos se quedaron escribiendo comentarios √°cidos en Instagram y haci√©ndose los desentendidos en persona. Pong√°monos de nuevo en la tarea de rasparle cada resto a la olla y comernos esa introspecci√≥n tan jarta, para poder concluir este semestre imaginando que la curadur√≠a va mas all√° de disponer pinturas en donde quepan y clavar puntillas en paredes blancas dejando espacios equidistantes; eso se lo podemos dejar a los coleccionistas due√Īos de apartamentos de 150 metros cuadrados en La Cabrera, que ya ni saben donde meter su nuevo cuadro de 40 mil d√≥lares.

M√°s sobre el Se√Īor Ray√≥n aqu√≠
https://youtu.be/rSkDgO6y0o4?si=RLgUol_fZo-1eoj0 gran vídeo de youtube
https://tambinsoyunal.fandom.com/es/wiki/Se%C3%B1or_Ray%C3%B3n gran wiki
https://www.dejusticia.org/column/el-senor-rayon/

Postulación de Lucas Ospina para ocupar el cargo de la dirección del Departamento de Arte
Estudiantes del Departamento de Arte,

El 30 de octubre me postulé como candidato ante la Rectoría, Vicerrectoría Académica, Decanatura y la planta para el próximo periodo de dirección del Departamento de Arte.

Me comunico con ustedes directamente pues, a pesar de que la población del pregrado es la razón de ser de nuestra existencia y subsistencia en la universidad, las políticas de nombramiento les excluyen de esta toma de decisiones. Comunidad y comunicación son palabras que comparten los mismos fines: una mala comunicación no ayuda a construir una comunidad.

El Departamento de Arte necesita urgente un cambio y veo que para hacerlo, luego de 20 a√Īos en la planta y de dos periodos anteriores como director (2011 a 2015), es necesario volver a esa posici√≥n de poder y liderazgo de la direcci√≥n.

Ustedes son el coraz√≥n de la universidad, pero tambi√©n son la base financiera: la matr√≠cula que pagan ustedes, sus familias y el Estado son para recibir una mejor educaci√≥n y la planta profesoral debe anteponer laboralmente ese valor educativo a los privilegios de que hemos gozado con abundancia en las dos √ļltimas d√©cadas como artistas y actores culturales asalariados.

Con el cambio podemos como planta ense√Īar a estudiantes que actualmente cursan el programa una cosa que nunca van a olvidar: estamos dispuestos a aprender. Al cuerpo estudiantil podemos compartirle los problemas de esta crisis financiera, nuestros aciertos y nuestros errores, para que tengan un mejor criterio y, en unos a√Īos, podamos sentir con orgullo que como comunidad universitaria sacamos esto adelante y que hicimos lo mejor posible con los medios disponibles.

Acompa√Ī√© mi postulaci√≥n con un documento de trabajo d√≥nde interpreto la situaci√≥n actual del Departamento de arte. Luego de un contexto hist√≥rico se√Īalo unas acciones concretas que podr√≠a comenzar a ejecutar desde el primer d√≠a en la Direcci√≥n.

Por ejemplo, hacer ajustes urgentes al pregrado para ampliar la base de cursos t√©cnicos, replantear la mayor√≠a de talleres de 8 a 16 semanas semanas y permitir una libertad en la toma de cursos por fuera del corral tradicional de las “√°reas”.

Por ejemplo, ampliar en varias docenas los espacios para que m√°s y m√°s estudiantes en el ciclo intermedio tengan acceso a talleres individuales de arte adaptados en salones del Departamento de Arte.

(Si quieren leer m√°s les puedo compartir el documento que menciono).

No s√© bien que siga en este proceso, la √ļnica respuesta que recib√≠ de la Decana de Artes y Humanidades no da pautas claras ni certezas m√°s all√° de anunciar una decisi√≥n que dice tomar√°n las directivas en estas semanas que restan del a√Īo.

Seguimos,

Mi datos de contacto son luospina@uniandes.edu.co y el WhatsApp es 3118125197

Lucas Ospina
Profesor

Escribo

Hace unos meses escrib√≠. Lo record√© hace un momento. Eso me gustaba. Cuando encontraba el espacio o el momento simplemente escrib√≠a. Hace meses no lo hago, no de tal forma que sienta que estoy escribiendo. Hace meses no siento nada al hacerlo, simplemente lo hago, como aut√≥mata, solo muevo la mano, el brazo, la cabeza; letra, letra, letra, letra; oraci√≥n, oraci√≥n, oraci√≥n, oraci√≥n; p√°rrafo, p√°rrafo, p√°rrafo, p√°rrafo… y as√≠, dos, cuatro y hasta cien veces. Solo lo hago. Pero no escribo, no se siente como escribir.

Entonces, lo record√©. Yo escrib√≠a. Escrib√≠a mucho. No se si bien o mal, eso no me importaba, la verdad. Lo hac√≠a y se sent√≠a bien, sent√≠a como si escribiera. Escribir me daba vida. Cada nuevo relato o ‚Äėtextico‚Äô que hacia era como un pedazo de mi ser. Me pod√≠an dar pena o asco, pero al final eran yo. Cuando escrib√≠a, eso era yo. No se trataba de escribir bloques y bloques de texto por el bloque de texto. NO. De pronto un d√≠a escrib√≠a una l√≠nea. La mejor l√≠nea de la historia, de la m√≠a, por lo menos. Otro d√≠a, bloques que daban pena, pero que, al final, no dejaban de ser yo.

Hoy lo intent√©. A√ļn no ca√≠a en cuenta que hace meses no escribo. Pretend√≠ no haber olvidado como se hac√≠a y empec√©, pero me faltaba escribir, sentir que lo hac√≠a. Sal√≠an palabras y palabras y palabras. Lo odi√©. Escrib√≠a, pero no. Finalmente, me rend√≠. Deje de escribir. Ah√≠ record√©. Hace unos meses escrib√≠ y me gustaba. Empec√© de nuevo. Volv√≠ a escribir. Lo hago, lo siento. Escribo.

Espero no parar. Seguir√© escribiendo.