pruebas

Hola mundo

González #576

“El mi├ęrcoles de esa misma semana fui a estudiar en la universidad. A pretender que estudiaba. A las tres de la tarde m├ís o menos me encontr├ę con Vero, yendo en la direcci├│n opuesta por la misma calle. Era dif├şcil no notarla. Su pelo era rizado, lo ten├şa pintado de naranja, con un mullet reci├ęn rapado; llevaba un jean oscuro y, encima, una falda a cuadros, roja con negro, larga; f├ícilmente, una de las mejores personas que conozco, dispuesta a estar y ayudar a las personas que, para ella, son importantes y, a su vez, sobrellevando ÔÇö como pod├şa ÔÇö las situaciones, incomodas y estresantes que algunas de estas, que abusaban de su confianza, tra├şan consigo.”

González #575

“Vengo de Cuba, un pa├şs donde me mandaron a callar, y llego a otro donde es conveniente callar. Callar para no perder el puesto, callar para que te contraten, callar para que te publiquen, y para que no te pase como a Shaw. No puedo venir de una dictadura para caer en la dictadura del miedo al poder, al dinero, al estatus y a la instituci├│n. Lo mejor que hacen los estudiantes es seguir siendo estudiantes hasta que puedan, una manera de alargar la libertad. Luego, cuando ocupen los puestos de sus profesores y sean periodistas de los renombrados medios del pa├şs, puede que comiencen a hipotecarla.”

1 2 25