Gonz√°lez #532

‚Ü® Los textos largos se pueden leer abajo de la entrada a una sola columna ‚Ü®


ENVIADO POR CATALINA MEJ√ćA

Balada del adiós

Enviado: martes, 29 de noviembre de 2022 12:46 p. m. > Para: Carmen Cecilia Rodriguez Rojas; Yennifer Gonzalez Gacheta; Carolina Ceron Castilla; Carolina Franco Garcia; David Pe√Īa Lopera; Lina Maria Espinosa Salazar; Edgar Guzman Ruiz; Myriam Luisa Diaz Moyano; Fernando Uhia Arcila; Juan Fernando Herran Carre√Īo; Juan Fernando Mejia Diaz; Maria Margarita Jimenez Villalta; Luis Ricardo Arias Vega; Jaime Iregui; Carmen Gil Vrolijk; Eduardo Pradilla Hernandez > Asunto: Balada del adi√≥s

Bogot√°, 28 de noviembre de 2022

Queridos colegas,

Me alegra mucho saber que la facultad de Artes y Humanidades de la Universidad de los Andes, haya sido reconocida a nivel internacional como la mejor de la Universidad. El departamento de arte es como un diamante en bruto y quizás valdría la pena aprovechar esto para buscar más recursos porque si bien no es rentable es el más reconocido.

Algunos de ustedes saben que este semestre no fui profesora en la universidad. Me cancelaron la clase porque ten√≠a 7 estudiantes inscritos (les adjunto el pantallazo que tom√© el domingo antes del primer d√≠a). Me cerraron la clase el viernes antes de entrar. Eran 7 estudiantes. Venimos de 2 a√Īos muy duros de reajustes y recortes en el departamento, en donde todo literalmente se nos desbarajust√≥. Yo, antes de esto, ya hab√≠a dictado clases tanto de 7 como de 20 estudiantes. ¬ŅEn una coyuntura como en la que nos encontramos todav√≠a, no nos deber√≠amos ayudar? No fue justo. Me hizo mucho da√Īo y me doli√≥.

He sido muy crítica con los cambios que se están haciendo en el departamento. Incluso a ustedes les escribí una carta pidiéndoles reconsiderar esos cambios. Hace un mes me reuni con la direccion y los profesores de taller avanzado, nos querían explicar los cambios en el departamento. Como no estoy de acuerdo con lo que se esta haciendo estuve cuestionando todo, ante lo cual recibi como respuesta que si no me gustaban los cambios habia un cerro de hojas de vida de personas que querían dictar clases en la universidad. Por ello, les recordé que estábamos en la academia, espacio en donde se discuten las ideas, algo a lo que habían demostrado ser renuentes, como en las tantas veces en las que simplemente no dieron respuesta a las cartas de otros profesores de cátedra que no estaban de acuerdo con estos cambios, o cuando ignoraron una carta firmada por 134 estudiantes. Me dijeron que el departamento había buscado hacerlo y no había tenido ninguna acogida. La verdad es que yo nunca vi la posibilidad de que se diera un debate, de hecho, ustedes mismos no contestaron mi carta, como le pasó a los demás profesores de cátedra , o peor aun a los estudiantes. Sigo pensando que estan cometiendo un error .

Yo no quiero dar un taller de 4 horas. Hice c√°lculos y esto me permite solo 15 minutos a la semana por estudiante, suponiendo un grupo de 16 , y un total de 4 horas al semestre. Como dije en mi anterior carta no caigamos en talleres express, y no neguemos la importancia de los docentes. En la pandemia todos tuvimos que buscar recursos en YouTube, ahi hay clases de todo tipo. Lo que se propone no valora al maestro.

Me voy, y les quería contar por qué. No estoy de acuerdo con los cambios, no me gusta la educacion que proponen. El que cancelaran mi clase me hizo ver que la universidad cuenta conmigo , pero que yo no puedo contar con la universidad .

Voy a extra√Īar mucho a la universidad y voy a extra√Īarlos a todos ustedes, pero sobre todo voy a extra√Īar a los estudiantes que me daban muchas alegr√≠as.

Un abrazo para todos y gracias,

Catalina Mejia


Un consejo para el consejo

Queridos colegas del consejo:

Me atrevo a escribirles esta carta por la relaci√≥n que he tenido con todos ustedes ya sea como amigos, compa√Īeros o colegas en esta facultad.

Todos sabemos la crisis que ocasiono la pandemia en la facultad, y como esta afectó en lo económico a los profesores de catedra. Quedamos y seguimos en el aire. Pero mi propósito no es escribir sobre esto, no. Mi propósito es hacer una reflexión sobre lo que hasta ahora ha sido la filosofía de la facultad de artes de la Universidad de los Andes y como los cambios que se están haciendo van en contra de esta.

Algunos de ustedes, al igual que yo estudiamos aquí. Mis talleres eran de 6 u ocho horas semanales (no recuerdo bien) y me los dictaron: Carlos Rojas, Santiago Cárdenas, Antonio Barrera, Ramirez Villamizar, John Castles, Giangrandi, Maripaz Jaramillo y otros, con la tutoría de Miguel Angel Rojas. No éramos más de 10 alumnos en un taller y los teníamos para nosotros, un privilegio que además pagamos. Después vendrían Doris Salcedo, Consuelo Gómez y otros. Y esto, porque dentro de su filosofía, la facultad ha buscado siempre tener en su cuerpo docente a los mejores artistas. Y vendemos esto, además de la exclusividad que significa estar en un taller de máximo 16 estudiantes, sino son menos. Nosotros somos los Cárdenas, Salcedo y Rojas de ahora. Hacemos la diferencia. Porque en un taller se dan diálogos que van más allá de los requisitos. En mi caso además de ser su profesora de PE, he sido profesora de cine, historia, algunas veces de instalación, de fotografía y hasta psicóloga. Yo tuve maestros que me cambiaron la vida y yo sé que en mis talleres he cambiado vidas. Y es justo porque en esas horas de intercambio, de dialogo casual, es en donde el maestro deja su huella. En mi área, el taller de PE de cuatro horas sería un taller express. Y me temo entraríamos en una dinámica de solo cumplir requisitos. Dentro de la filosofía de los Andes, siempre se ha valorado al maestro y la relación privilegiada de este con el alumno. Esto nos ha hecho distintos a las otras universidades, y es entre otras la razón por la que se paga la matricula que se paga. Si perdemos esto, podemos no ser más (junto con la Nacional) la mejor opción.

Pilas!

Un abrazo a todos,

Cata Mejía

Bogot√°, 3 de noviembre de 2021


ENVIADO POR LUCAS OSPINA

Catalina Mejía: una profesora juvenil entre la juventud

Esta semana me enteré que Catalina Mejía, la profesora de cátedra querida por generaciones de estudiantes durante más de tres décadas, envió hace unos días una carta a los profesores de planta para darle un triste y forzado adiós a su trabajo en el Departamento de Arte.

Por un error de digitaci√≥n mi direcci√≥n no fue incluida en esa carta del 28 de noviembre, pero veo que esa comunicaci√≥n fue asumida por muchos de sus destinatarios como si fuera ‚Äúcorreo no deseado‚ÄĚ. 

A los pocos d√≠as el mensaje de Catalina Mej√≠a recibi√≥ una respuesta protocolaria por parte de la Direcci√≥n del Departamento de Arte, protocolaria pues reconoce sus aportes, pero es condescendiente, evade tocar los puntos √°lgidos del mensaje y atribuye, sin el menor asomo de autocr√≠tica, los argumentos de la profesora a una condici√≥n de percepci√≥n: como si no fuera evidente el maltrato laboral a Catalina Mej√≠a ‚ÄĒy por extensi√≥n a los profesores de c√°tedra‚ÄĒ, cuando en una reuni√≥n reciente algui√©n de planta les advierte que, ante sus cr√≠ticas al Departamento de Arte, hay ‚Äúun cerro de hojas de vida de personas que quer√≠an dictar clases en la universidad‚ÄĚ. Con hechos as√≠, la apertura m√≠nima para tener un di√°logo honesto y respetuoso deb√≠a comenzar con una disculpa.

Solo una √ļnica y solitaria profesora de planta respondi√≥ solidaria al mensaje de su colega de c√°tedra.

* * *

En 1990 la primera clase que tuve como estudiante de arte en la Universidad de los Andes fue con Catalina Mej√≠a, ella ven√≠a de estudiar en Estados Unidos y para el Taller B√°sico en que se estrenaba tra√≠a una serie bien pensada de ejercicios que me abrieron al arte en muchas dimensiones. Recuerdo que desde la primera clase le hice la vida dif√≠cil como profesora, mostr√© algo de indiferencia, de la cerraz√≥n y narcisismo propios del machito alfa que piensa que se las sabe todas, pero nada que hacer, esta profesora se gan√≥ mi coraz√≥n a las pocas semanas: su mirada atenta y facilidad para entrar con ella en discusiones serias y concentradas sobre minucias ‚ÄĒuna l√≠nea, un color, un gesto‚ÄĒ produjeron una cercan√≠a creativa que iba, ven√≠a y se interiorizaba como las bocanadas de humo del cigarrillo que ella aspiraba en los descansos. 

Sin duda Catalina Mej√≠a nos marc√≥ a muchos en esos talleres b√°sicos del programa de los a√Īos noventa. El espacio de ese taller era √ļnico, el programa acog√≠a a todo el estudiantado en un solo curso de varias secciones que en seis horas semanales y 16 semanas armaba lazos intensos de amistad a corto, mediano y largo plazo.

El di√°logo extenso con Catalina Mej√≠a en ese Taller B√°sico de los noventa me trajo grandes regalos con obras de artistas desconocidos, textos, libros y manuales de t√©cnicas que ella me confiaba para que les sacara fotocopia y los leyera con calma en los largos tiempos de ocio que dejaba la vida universitaria de esa √©poca. Luego fui su monitor de Taller B√°sico por varios semestres y durante todo el pregrado fue la profesora a la que volv√≠a una y otra vez para mostrarle cosas y que exprim√≠a en encuentros casuales y r√°pidos de corredor para o√≠rle una que otra opini√≥n sobre algo visto o hecho. En un Sal√≥n Nacional de Artistas vi un cuadro de Catalina Mej√≠a entre cientos de obras, me sent√≠ contento de conocer a la artista y luego a√ļn m√°s feliz y orgulloso cuando ella obtuvo uno de los primeros premios.

* * *

A√Īos despu√©s, cuando regres√© a la universidad como profesor de planta, me alegr√≥ ver que en este paisaje cada vez m√°s fr√≠o, corporativo y senil del campus de la Universidad de los Andes, ah√≠ estaba mi profesora, ya no era tan joven, pero segu√≠a igual de juvenil entre la juventud. M√°s de una vez en estos a√Īos he pasado por su sal√≥n de clase y me alegra ver a grupos de estudiantes encantados con ella y la complicidad de su colegaje. En conversaciones me gusta ver como ella recuerda con cari√Īo a decenas de personas que han pasado por ac√°.

Es una tristeza que la memoria positiva que tiene Catalina Mej√≠a de la Universidad de los Andes ahora tenga un recuerdo doloroso ante el da√Īo recibido: la atm√≥sfera enrarecida que produce la inercia del Departamento de Arte en estos √ļltimos a√Īos ha herido con sus pr√°cticas continuadas de descuido a muchas personas.

Hace un a√Īo 131 estudiantes, 10 docentes de c√°tedra y 3 de planta firmaron una carta redactada por las representantes estudiantiles en la que expresaban dudas e inquietudes ante la forma como se estaba implementando la reforma del programa del pregrado del Departamento de Arte. Al mensaje por correo dirigido al Consejo de Profesores le sigui√≥ un largo hilo de mensajes donde, sobre todo, varias personas de la c√°tedra expresaron su opini√≥n. La gran mayor√≠a de la planta opt√≥ por abstenerse de participar en ese di√°logo y prefiri√≥ el espacio cerrado y exclusivo de las reuniones de consejo para ventilar sus opiniones.

El cierre de esa conversaci√≥n fue un mensaje jer√°rquico por parte de la direcci√≥n del Departamento de Arte para anunciar que uno de los puntos √°lgidos, el recorte de los talleres de 6 a 4 horas propuesto por la planta de las ‚Äú√°reas‚ÄĚ de Pl√°sticas y MEAT, segu√≠a inalterable y se promet√≠a un proceso de evaluaci√≥n y discusi√≥n general que en todo el a√Īo 2023 nunca tuvo lugar. El recorte de dos horas en lo acad√©mico signific√≥ una reducci√≥n salarial significativa para la c√°tedra y la propuesta, hecha dos veces, de compensar en lo econ√≥mico ese descalabro y el esfuerzo adicional de trabajo y seguimiento a estudiantes por fuera de los tiempos de clase nunca tuvo acogida entre planta y directivas. El balance econ√≥mico del Departamento de Arte se ha visto beneficiado con ese ‚Äúahorro‚ÄĚ semestral conseguido a costa de disminuir el salario de la c√°tedra en tiempos de pandemia.

Catalina Mej√≠a fue una de las voces que particip√≥ de ese debate y que cuestion√≥ esa modalidad de talleres express que tiene al cuerpo estudiantil corriendo de aqu√≠ para all√°, viendo ocho tallercitos de ocho semanas y cuatro horas en el primer a√Īo, sin poder detenerse a pensar: un pensum roto, escuelero y maltrecho resultado de un Departamento de Arte autosatisfecho que, para reformarse, solo parece mirarse a s√≠ mismo y hace cambios m√≠nimos para que todo siga igual.

Desde el √©nfasis de Pr√°cticas de lo P√ļblico ya veremos c√≥mo hacemos para que Catalina Mej√≠a vuelva a la Universidad de los Andes a dar clase: un espacio m√≠nimo pero significativo le hemos ganado a esa aplanadora de votos de los comit√©s, los cacicazgos y la divisi√≥n por ‚Äú√°reas‚ÄĚ del Departamento de Arte.

Nos gusta imaginar que otra universidad es posible.